Fotografía

Una fiesta de casamiento tiene muchos instantes que queremos con el tiempo.

Desde que la novia comienza a prepararse en su casa hasta el fin de la fiestal hay miles de momentos que para los novios serán inolvidable, muchos de estos gracias a los objetivos de una cámara fotográfica. Y es que la presencia de un fotógrafo en los casamientos es prácticamente obligada si se quiere tener un grato recuerdo de la misma en forma de álbum.

Cuando los novios van a los estudios fotográficos buscan siempre la mejor relación entre calidad y precio. Al principio puede parecer caro, pero lo cierto es que se trata de imágenes irrepetibles, por lo que las parejas prefieren asegurarse de que el resultado será el mejor.
El objetivo es que las fotos sean capaces de transmitir a los novios los mismos sentimientos que en los instantes en que fueron tomadas ".

Profesionalidad

Para ello, es muy importante conocer a la pareja. Cada fotógrafo tiene su método, pero casi todos comienzan por extraer información de las visitas de los novios al estudio fotográfico para elegir el modelo de álbum.

Los fotógrafos toman nota de cómo se mueven, de cómo visten, de sus gestos y sus expresiones. El estudio detenido de estas cuestiones servirá, por un lado, para recomendar un estilo clásico o más moderno de álbum, y por otro, para captar después en imágenes los sentimientos, la magia de una sonrisa o el lenguaje de las miradas. En este sentido, los fotógrafos no entregan sólo un álbum fotográfico a las pocas semanas de la boda, sino que entregan además arte.

La dinámica de funcionamiento de los fotógrafos es sencilla: estar ahí para captar los instantes. El profesional explica a los novios su manera de trabajar, en qué lugares suele colocarse, y algunas recomendaciones para aparentar la máxima naturalidad posible. Pero en realidad es el profesional el que se amolda a los deseos de la pareja. Ellos son los que deciden los exteriores, si hay que ir a casa de la novia para fotografiar los preparativos, si hay que sacar fotos en la puerta de la iglesia, o quedarse hasta el baile.

Algunos estudios fotográficos envían a dos fotógrafos para que, mientras uno se encarga de la ceremonia, el otro capte otros detalles que no protagonizan los novios. Un buen reportaje lleva fotos de exterior, que le dan un toque de originalidad frente a las clásicas de la ceremonia.

Seleccionar las mejores

Son muchas las fotografías que se disparan a lo largo del día, pero no todas se entregan después a los novios. Hay profesionales que se encargan personalmente de hacer la selección, y con su criterio eligen las mejores de cada momento. Otros dejan esta opción a los propios novios ofreciéndoles, eso sí, su asesoramiento.

Diego Diez

Fotógrafo profesional. Bodas,15 Años, fiestas privadas, books-modeling, portfolios, retratos digitales para web. Trabajos de calidad.

http://www.ddiezfotografia.com.ar/

 

Lucia Manzano

Fotografía profesional, video y filmico para eventos y presentaciones.

http://www.cine-foto-video.com.ar/

 

Studio A Productora

Realización y producción de videos con tecnología digital, filmaciones de eventos. Alquiler de pantallas gigantes.

http://www.studioaproductora.com.ar/

 

Video Pablo

Productora audiovisual. Filmación y fotografía de eventos sociales, empresariales y artísticos.

http://www.videopablo.com.ar/

http://www.pineiroproducciones.com.ar/

 


 

Copyright (C) 2005-2017, salonesdeeventos.com.ar
condiciones legales y política de privacidad